El nuevo software de inteligencia artificial nos hace más felices al analizar las expresiones faciales

Lo que en el pasado era solo un producto de la imaginación de algunos de nuestros científicos y escritores más famosos, el aprendizaje automático y la inteligencia artificial sin duda se han arraigado en casi todo lo inteligente.

La IA se está utilizando ahora no solo para resolver una amplia gama de problemas modernos y comunes, sino también para ayudar al bienestar de la mente humana.

Recientemente, los desarrolladores han intentado utilizar la inteligencia artificial para hacernos más felices, pero ¿pueden ayudarnos estas aplicaciones?

La primera máquina de inteligencia artificial que salvó al mundo

A principios de la década de 1930, en el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, las ciudades británicas estaban sufriendo muchas bajas por los constantes ataques aéreos alemanes. Los alemanes fueron tan efectivos con la “guerra relámpago” y con el secretario de sus planes de guerra que, en un momento de la guerra, arrinconaron a todo el ejército británico en las playas de una ciudad costera francesa llamada Dunkerque.

Los alemanes siempre estuvieron un paso por delante en sus vitales planes de guerra, en gran parte porque los aliados tenían poca inteligencia sobre cuál sería su próximo avance. Los alemanes utilizaron un código especial generado por una máquina que habían diseñado llamada “Enigma” para enviar mensajes en secreto dentro de la Wehrmacht y sus territorios ocupados.

El mayor desafío de los aliados fue descifrar este código alemán. Para emprender este proyecto, la Escuela de Codificación y Cifrado del Gobierno del Reino Unido (GC&CS), con sede en Bletchley Park, designó al científico Alan Turing como el hombre para el trabajo.

Turing reunió un equipo que finalmente creó la máquina Bombe que se utilizó para descifrar los mensajes de Enigma. Al acelerar el proceso de romper la configuración de cifrado de Enigma, el personal podría decodificar los mensajes rápidamente y transmitir la inteligencia.

Las máquinas Bombe y Enigma sentaron las bases para el aprendizaje automático. Podían conversar con humanos sin que los humanos supieran que era una máquina. Este juego de imitación es técnicamente lo que llamaríamos “inteligente”.

Nació la “inteligencia artificial”

En 1956, el científico informático estadounidense John McCarthy adoptó oficialmente el término “Inteligencia artificial” en la Conferencia de Dartmouth.

Se establecieron varios centros de investigación en los Estados Unidos con el objetivo de explorar el potencial de la IA. Herbert Simon y Allen Newell fueron fundamentales en la promoción de la inteligencia artificial como una tecnología que podría transformar el mundo.

En 1966, mucho antes del lanzamiento de las computadoras personales, Joseph Weizenbaum creó “Eliza” en el Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT. Este fue el primer bot de IA en la forma de un chat-bot que son bots de autoaprendizaje que están programados con el procesamiento del lenguaje natural (NLP) y el aprendizaje automático.

IA moderna con un giro

Hoy en día, la IA está integrada en una variedad de máquinas y software, incluidos los bots de IA.

Sin embargo, está surgiendo un tipo más sofisticado de IA, etiquetado como “tecnología de la felicidad” que ayuda a las personas a ser más felices al detectar el estado emocional de un individuo. pero como funciona?

Desde 2016, el investigador de inteligencia artificial Julian Jewel Jeyaraj ha estado trabajando en la idea de utilizar la inteligencia artificial para medir la felicidad de un individuo. Jewel Jeyaraj desarrolló JJAIBOT, que puede analizar las expresiones faciales de miles de fotos (un perfil de redes sociales, por ejemplo) y pronosticar el estado emocional de las personas dentro de esas fotos. Al analizar las expresiones faciales, la fecha, la hora y la ubicación de esas fotos, la IA, que está entrenada en métodos de terapia cognitiva conductual para aprender perfiles emocionales, puede incluso medir la felicidad general de un individuo o de un grupo demográfico completo.

Según los datos que recopila, el robot de IA tiene la capacidad de proporcionar “recomendaciones de felicidad” personalizadas a las personas, como técnicas de meditación y respiración, y otros ejercicios para ayudar en su salud mental.

Hasta ahora, la IA se ha probado con más de 10,000 personas en diferentes entornos.

Julian Jewel dice: “Los bots de IA son como asistentes personales que recuerdan nuestros gustos y disgustos y nunca tienden a decepcionar. Los futuros JJAIBOT se pueden ensamblar a través de células madre en una placa de Petri que pueden producir robots vivos que esencialmente pueden reproducirse. Estos bots se pueden programar para realizar funciones útiles como encontrar células cancerosas en cuerpos humanos o atrapar microplásticos dañinos en el océano protegiendo el medio ambiente “.

La utilización de este tipo de tecnología de inteligencia artificial en el lugar de trabajo también puede ayudar a las empresas. Las empresas podrían rastrear lo que se llama “capital psicológico” y podrían aumentar significativamente la productividad de los empleados para las empresas.

¿Puede la IA convertirse en el futuro de la conexión?

Durante el bloqueo, el mundo dependía de la tecnología para mantenernos conectados con amigos, familiares y nuestra capacidad para trabajar de forma remota.

La pandemia también dejó en claro la importancia de la conexión humana, que fue muy destacada.

Dependemos de las “tecnologías de la felicidad” para mantenernos sanos y felices y sin aplicaciones como videochats, entretenimiento, conferencias online y software como JJAIBOT, viviríamos en un mundo mucho más fragmentado y psicológicamente difícil de soportar.

Durante la pandemia, la socialización ha sido fundamental para la salud mental de muchas personas. Los bots interactivos han podido satisfacer, al menos parcialmente, nuestra necesidad de conexión inteligente.

Un buen ejemplo de esto es el CozmoBot, un robot de interacción humano-AI amigable para los niños diseñado por AnthroTronix. CozmoBot es un robot que reconoce rostros, aprende nombres y usa expresiones faciales para transmitir diferentes emociones y puede usarse como parte de un programa de terapia de juego que promueve la rehabilitación y el desarrollo de niños discapacitados. Tiene un conjunto de habilidades y habilidades en constante evolución basadas en interacciones humanas. El sistema CozmoBot también recopila datos automáticamente para la evaluación del terapeuta.

Otro ejemplo es JJAIBOTT, que utiliza el componente de reconocimiento visual y acústico (V-ARC) y algoritmos avanzados para detectar imágenes (exploraciones cerebrales, expresiones faciales, etc.) y texto para detectar emociones humanas. JJAIBOT también utiliza Predictive Analytics Engine (PAE), que utiliza algoritmos de aprendizaje automático automatizados para conjuntos de datos para crear modelos predictivos.

En estos casos, no hay duda de que la IA tiene el potencial de abordar y resolver problemas complejos, incluso tan complejos como ayudar a nuestro estado fisiológico.

La IA es una herramienta valiosa para ayudar a aumentar la felicidad de una persona al ofrecer un análisis profundo, soluciones calculadas e imitar una conexión similar a la humana.